A esa mujer, que ante todo, teniendo a tantos pretendientes, me escogió a mi, a esa mujer, que me quiere incondicionalmente y sobre todas las cosas, a esa mujer que me ama al igual que yo a ella, sol me queda darle las gracias y decirle que no la defraudare nunca, y que es lo mas grande que la vida me a dado.

A ti que eres la mujer de mi vida, te dedico estas palabras, que mas de la boca salen del corazón, y que por toda una eternidad, viviré para amarte y respetarte.

A ti que eres la mujer de mi vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *