Mi corazón aceptó al ladrón que vino silencioso, se deslizó entre mis pensamientos y se apropió completamente de mi vida. Ahora se convirtió en la brújula de mi alma, en el hechizo que transforma cada noche en la esperanza del amanecer.

Mi corazón aceptó al ladrón que vino silencioso
Etiquetado en:Pensamientos de amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *