Seguramente todos hemos escuchado una historia de amor fallida, en la que uno de los miembros de la pareja trata de controlar cada uno de los movimientos de su compañero, llegando al extremo de querer convertirlo en una persona completamente diferente; hasta que uno de los dos termina la relación, cansado de la presión. Muchas veces esta pareja está profundamente enamorada, pero esto no resulta suficiente. El amor es importante a la hora de formar una pareja, pero existe otro elemento imprescindible: la libertad.

El amor incluye la libertad. De hecho, denegar la libertad de alguien es lo opuesto al amor; por lo que cualquier forma de coerción, cualquier intento de manipulación hiere al amor. Como un individuo único, tu particularidad es parte fundamental de quien eres. Amar significa respetar esa individualidad. Amar de forma libre y creativa significa renovar el compromiso con el otro cada día; pues las vivencias de cada momento nos transforman en seres humanos diferentes, que evolucionan y en la medida en que aceptamos y respetamos la libertad de cambio del otro y las adaptamos; la relación evolucionará a la par.

Amar en libertad también significa huir de los patrones, que pueden convertirse en obligaciones y luego en expectativas. Por ejemplo, tu pareja no siempre tiene que cenar los viernes contigo, sino que puede reunirse con sus amigos y ustedes pueden almorzar juntos al día siguiente. Evita imponer reglas inamovibles que alteren el estilo de vida y sobre todo, que pretendan cambiar su esencia. Las personas que son obligadas a comportarse de un modo que no les es natural terminan siendo robots infelices, que tarde o temprano huirán de la relación, cansados de una dinámica que les agota y deprime.

Respeta la libertad del otro, no busques controlar su vida o cambiar quien es. Esa persona no está en tu vida para cumplir tus expectativas, sino para acompañarte a lo largo de un viaje que llamamos vida. Aprende a amar cada una de sus virtudes, cada aspecto de su personalidad, pues hasta eso que llamas defectos le hacen la persona de quien te enamoraste. Una pareja no es un proyecto, sino un individuo libre con el que has elegido hacer vida y aprender a su lado.

Pensamientos de amor: Amar en libertad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *