Creo que todos en algún momento de nuestra vida hemos caído en las incipientes garras del amor, pero el objeto de nuestro deseo no termina de percatarse de nuestra existencia. Ya sea por timidez, porque esa persona está saliendo con alguien más o porque sencillamente la sentimos fuera de nuestro alcance.

El amor no correspondido es una de las experiencias emocionales más fuertes y conmovedoras; muy probablemente porque la relación no llega a concretarse, no hay una realidad que sea capaz de poner límites a la imaginación y por ello se magnifican las cualidades que hicieron que esa persona se convirtiese en el amor imposible. Si este es tu caso, seguramente te sentirás identificado con estos pensamientos de amor no correspondido.

La peor forma de extrañar a alguien es tenerla cerca y saber con certeza que nunca será tuya.

Amar a alguien que no te corresponde es como querer volar con un ala rota. Mi mayor problema es quererte, mi sueño más preciado es poder tenerte, mi gran mal es no poseerte y la mayor de mis agonías es ser incapaz de olvidarte. 

Amar y no ser amado es como escribir el más bello de los poemas sobre las olas del mar en un día de lluvia.

Tratar de ocultar el amor es tan difícil como fingirlo cuando no existe.

Cuando te vi por primera vez no tuve más elección que quererte, ahora el destino no me deja la opción de aprender a olvidarte y me obliga a vivir resignado a llorarte. 

Ojalá el Universo escuchara mis plegarias. Yo no pido una montaña de dinero o miles de cosas, yo no unicornio ni rosas azules, yo sólo tengo una petición: que, por primera vez, te dignes a mirarme y descubras en el fondo de mis ojos las mismas estrellas que yo veo en los tuyos. 

Yo soy tan paciente como la brisa, que poco a poco arrastra los granos de arena de la playa, soy tan paciente como la lluvia que poco a poco desborda un río. Yo soy tan paciente que, lentamente, lograré que tu corazón se encuentre con el mío. 

No necesito de un hechizo ni de ninguna magia pues conozco el único secreto que hace brotar amor hasta de las piedras: amar, nunca dejar de amar.

Lograré meterme en tus sueños hasta que, aun cuando estés en los brazos de él, sólo puedas repetir mi nombre.

Pensamientos de amor: Amor no correspondido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *